Category Archives: You’re beautiful

No estoy congelada

tumblr_nxcqnd4csY1r46py4o1_1280

No están mis venas vacías, ni mi corazón detenido.

No hay frío en mi alma, ni soledad en mis pensamientos.

Lo se porque hoy volví a sentir el fuego encendiendo mi apagada vida. Con un beso tuyo. Un sólo beso.

Tus labios se acercaron hasta mi mejilla y ese simple acto destrozó en segundos una barrera que llevo años cargando.

La calidez de tu cuerpo, el sudor que humedece tu espalda y el aroma que me envuelve en tus brazos, en ese eterno abrazo que funde los límites de mi ser con el tuyo; sólo aquí fui capaz de encontrarme otra vez.

Con tu ser, con tu amor. Ese amor que sólo tu puedes entregar y que encapsula hasta el más mínimo miedo que me atormenta. Lo aisla y simplemente se lo lleva, flotando, en el espacio… lejos de ti, pero sobre todo, lejos de mi.

Y no se cuando volveré a verte… pero mientras guardaré el recuerdo de tu voz endulzando el espacio, de tus movimientos dibujando la silueta de lo perfecto; haré una escultura invisible con la ternura que me haces sentir, con el detalle de tus labios y el brillo de tus ojos.

Voy a guardar tu recuerdo en una fotografía que llevaré conmigo a toda partes, incluso a mi solitario espacio, el cual hoy con tu evanescente presencia se siente menos vacío, menos frío, mucho menos intacto.

 

 

 

Tagged , , , , , ,

¿Cómo era yo?

29ebd522cf42d0191ac66d50fd76a7a4

Ya les he contado aquí las historia de como tuve que hacerme a la idea de que la persona que amaba me estaba dejando. Me abandonó y no hubo vuelta atrás.

Fue un proceso bastante complicado. Como que uno no piensa que puede llegar a sufrir tanto por una x o y situación hasta que te toca vivirla.

En el camino de superar este problema, me encontré con que todo este tiempo había estado perdida y de pronto ya no sabía ni lo que quería hacer con mi vida, ni lo que quería lograr. Perdí objetivos, sueños, perdí absolutamente todo…

Y aún con esto, no me sentía tan perdida. Pero el día que ya no tenía algo que realmente me importaba, algo que me había acompañado en toda mi vida, entonces si sentí miedo.

Me refiero a mi identidad. A mi manera de ser, ese humano que conocía. Y es que no me podía reconocer a mi misma. A veces, en ciertas situaciones, ya no sabía como actuar o como reaccionar.

Por ejemplo, las veces que iba al antro. Antes encajaba perfecto. Aunque fuera sola, de repente ya estaba con un grupo de personas y como si nos conociéramos de toda la vida. Es decir, olvidé como socializar, algo que antes me salía perfecto y sin ningún esfuerzo, ¿me explico?.

Fui olvidando como acercarme a la gente, como salir y divertirme, como conocer más personas, como ser agradable y que los demás quisieran estar conmigo. Porque además parecía que ya nadie se me quería acercar, que había perdido mi mojo y simplemente regresaba a mi casa y me decía ¿quién soy? ¿Qué está pasando conmigo? ¿Porqué la gente no quiere convivir conmigo? ¿Porqué siento que todo mundo habla a mis espaldas? ¿Cómo era yo?… ¿Porqué me hacía feliz esa música? ¿Porqué parecía que le caía bien a toda la gente? ¿Porqué ya no puedo sentirme contenta y en paz como lograba hacerlo antes? ¿en quién demonios me convertí?.

Me sentí pésimo por casi un año. No me reconocía en las lágrimas, en esa tristeza extrema que no podía sacar de mi cuerpo. Pasaba las noches enteras llorando, los días completos dándole vueltas a la misma situación. Cuando me dormía la soñaba y despertaba con una ansiedad tremenda, por que también en mis sueños ella me abandonaba y yo, de una y mil maneras, le preguntaba ¿porqué? y le pedía que se quedara. De una y mil maneras literal. La mente es muy astuta a la hora de recrear.

Me convertí en una persona llena de rencor, con un odio que evidentemente estaba destruyendo lo poco que había quedado de pie en mi ser.

Tenía que encontrar una manera de salir de eso y entonces recordé algo que siempre me había gustado, algo que me hacía feliz de una manera que nada más puede hacerlo, al punto tal que incluso llegué a pensar en abandonar mi carrera y dedicarme a esta actividad… me refiero a la yoga.

Entonces como pude, con toda la flojera, el desánimo, con todo el pesimismo, odio, rencor, tristeza y dolor que había dentro de mi, decidí regresar a practicar yoga.

Fue muy complicado al principio. Muchos días asistía casi que a la fuerza, más que por gusto, como lo hacía antes. Otras tantas, mientras estaba tratando de concentrarme y hacer bien las posturas, los recuerdos más absurdos me llegaban de la nada y me sentía tan mal que empezaba a llorar, esperando que nadie lo notara.

De alguna manera, la yoga me hizo enfrentarme a mi misma y a esos miedos, a ese odio, a todos mis recuerdos y dejar de evadirlos. Y es que ese espacio, ese tiempo que te dedicas a ti misma, a escucharte, a reconocerte, a superarte… Ese silencio que te acompaña durante la práctica, esa falta de ruido mental es la que te lleva a conectar con tus más profundos sentimientos y fue allí donde yo encontré, en un pequeño rincón, el espacio idóneo para el perdón.

Tenía que perdonarla a ella, aceptar que se había ido, hecho su vida y que no iba a regresar. Tenía que perdonarme a mi misma (sobre todo esto) y aceptar el hecho de que mi vida había cambiado, que ahora estaba sin pareja nuevamente y que probablemente nada tenía que ver conmigo que ella hubiera decidido irse. Tenía que hallar una razón lo suficientemente egoísta (en el sentido positivo de esta palabra) para dejar de sentirme inútil, sin valía, para dejar de sentirme “la abandonada”, la pequeña ratoncita detrás de un árbol esperando para salir a hurtadillas y volver a esconderse.

Todo esto lo fui logrando poco a poco. Primero que nada, no huyendo de estos sentimientos negativos que me estaban aislando. Lidiar con mis demonios, de frente, sin barreras, sin pretextos. Lo hice.

Segundo, tenía que reconectarme con mi ser primario, volver a encontrar un propósito lo suficientemente grande como para levantarme de mi cama todos los días. Y aquí fue complicado, pues es más fácil aferrarte a que ese propósito sea una persona o un fantasma, que ser tu mismo y tu razón de estar viva. Pero también lo logré.

En fin, podría explicarles aquí paso a paso como mientras me volvía más capaz de hacer una u otra postura, mi vida fue cambiando.

Lo importante es que ya ahora puedo decir que estoy en buen camino… Me siento más feliz cada día, más relajada, más en paz y enfocada en mis sueños. Retomé algunas metas que había abandonado, pero que eran mías y sólo mías, metas que no compartía con nadie y por tanto, nadie podía quitármelas.

Volvía, junto con la yoga, a meditar y de esta manera, me volví hacía lo espiritual de una forma positiva.

Ya estoy recordando como sentirme feliz, porque realmente me siento así la mayor parte del tiempo. Ya recuerdo por que hay ciertas canciones que me ponen de buenas, y es porque, de hecho, tal cual, amo esa música y no hay manera de que al escucharla no me sienta contenta.

Ya recuerdo como es socializar, porque la gente empieza a acercarse a nuevamente a mi en busca de un consejo, o simplemente por que les agrada mi compañía y quieren platicar conmigo, saber de mi.

Hay algo hermoso en mi ser que había olvidado, que había perdido yo solita por pensar que no valía la pena, que era una persona horrible, por que (en sus propias palabras) yo “no era tan buena como pensaba”.

Y de hecho si. Tuve que demostrarme a mi que tan buena podía ser y que tan agradable y tan altruista podía ser, por que yo sabía que así habido sido siempre.

Y si, así soy yo. Me gusta dar sin esperar nada a cambio, aunque si lo pienso, en realidad, cuando a mi me gusta dar algo, sea un detalle insignificante o lo que sea, es simplemente por que esa persona a quien se lo doy, ya me da algo a cambio. Quizá sin ella saberlo o notarlo. Pero aprendí a valorar hasta la presencia de las personas. Hasta sus mínimas palabras. Sobre todo, aprendí a valorar lo que cada ser aporta a tu vida.

Y ya hablando de ese tema, creo que no puedo terminar este post sin hablar de la persona a quien más identifico como mi guía en todo este camino. Me refiero a mi maestra de yoga. Y si, en un principio me sentí muy atraída a ella únicamente por su físico (es guapísima) pero después, ahora que he tenido la oportunidad de conocerla un poco más, me doy cuenta que es muy tierna, simpática, amable, es una belleza de persona.

No se si la estoy idealizando, pero si se que lo que veo en ella me agrada y mucho. Me hace sentir en mi centro, alejada de todo lo que me daña. Desde luego, la admiro y algún día me gustaría llegar a ser como ella, siendo capaz de hacer todas esas posturas con el mínimo esfuerzo, siendo capaz de darle a las personas a mi alrededor un “algo” capaz de cambiar sus vidas.

Ya recordé como era yo… y aunque hay muchas cosas de mi que quiero cambiar, también hay muchísimas que extrañaba y ya recuerdo porque…

Ya recordé como me hacía sentir esa canción, y es exactamente igual que como me hace sentir ella cuando está cerca de mi: feliz, completa, en paz y con equilibrio.

Y es porque dentro de mi habita una mujer sensible, de buenos sentimientos. Es porque podré ser una bruja, pero también soy un hada. Y es porque puedo encontrarle lo bueno hasta lo más malo y dar de mi el 100% en cada cosa que hago. Es porque me gusta dar sin esperar nada a cambio, porque lo que tengo es demasiado y sentirme agradecida por ello es algo que es muy de mi.

Es porque nunca he dejado de ser una escritora, ni de hacer música; es porque nada logra que abandone mi sueños y puedo levantarme una y otra vez y es porque, después de todo esto, después de haberme perdido en el más oscuro de los laberintos, volví a hallar la luz, una muy brillante, una que nunca se apaga, esa es la luz que me hace ser yo.

 

 

 

 

Tagged , , , , ,

Mágico espíritu

tumblr_mo0681RDHS1rf5inro1_500

Quisiera cerrar los ojos al momento de mirarte y así. Intacto y perfecto, guardar el recuerdo de ti, para la noche, para el día que está por comenzar.

Fue una flecha directa: desde el primer segundo que te vi y ya no pude olvidarte.

Tal parece que tus dulces palabras son un hechizo y los suaves movimientos de tu cuerpo la mágica receta que sobre tu piel escribieron los sabios.

Como una pieza colocada en un museo, encerrando los secretos del pasado, esperando a ser descifrada.

No voy a dormir bien hasta no saber que tus manos van a recorrer mi cuerpo, descubriendo la esperanza de un nuevo principio, uno donde el equilibrio de tu mente sea la ley de mi existencia; uno donde la sincronía de tu energía sea la luz que guíe mis pensamientos.

Esto va más allá que cualquier cosa, mucho más lejos de lo que haya sentido antes. Esto es lo más cercano a lo real que haya imaginado.

Así que voy a cerrar mis ojos, dejaré que tu magia me alcance y mañana al amanecer, voy a volver a mirarte para por siempre conservarte así, intacta y perfecta en mi corazón.

 

 

 

Tagged , , ,

Criaturas nocturnas

selena-gomez-2015-wallpaper-hd-r3u40

Sólo me he encontrado contigo un par de veces. No sé si llamarlo destino o simplemente casualidad.

Dos lugares completamente diferentes y tan alejados uno del otro que yo jamás hubiera imaginado volverte a ver.

Somos un par de criaturas nocturnas y solitarias que caminan al mismo rumbo cada noche.

Cada vez que te encuentro me atraes un poco más.

Hoy te vi pasar con un cigarro en la mano y la mirada en el piso. Tu silueta se dibuja en medio de la noche y por un momento siento una recién descubierta necesidad de ir hacia ti, de sentirte cerca, de escuchar tu voz.

He sentido tu mirada entre nerviosa y cálida sobre mi. No puedo leerte. No sé si te doy miedo o intentas acercarte a mí.

Pero me subí tan rápido al taxi que al desaparecer entre la niebla perdí tus ojos y esa sensación se desvaneció. Fue un segundo, un respiro.

Un momento que dejé pasar para siempre o sólo por unos días más.

Pero te volví a encontrar y la luz se ha vuelto a encender dentro de mi. No puedo mentir, me provocas una ilusión desconocida, casi infantil.

Somos criaturas de la noche y no lo podemos negar.

Nos movemos sigilosas, solitarias, nuestro mejor amigo es un teléfono o un iPod en la mano.

Pero por alguna extraña razón que voy a descubrir nos encontramos otra vez, aquí, en medio de la nada, en medio de la noche, la siempre solitaria y para nosotras conocida noche.

Ella dijo no

tumblr_n98wcbZLug1t26pzho1_r4_500 2

Tenía un plan A y un plan B. El primero lo trabajé durante bastante tiempo; quizá podrían decirse unos 6 meses. El segundo lo dejé por si acaso Corina me decía que no, que no quería salir conmigo. Pero estaba tan segura de que me diría que si, que el plan B nunca fue activado.

Lo malo fue que… ella dijo que no. Y yo me quedé sin más que hacer. Digo, intenté insistir un poco (¿y si te dejo mi número de teléfono, me llamarías?), pero aún así, ella dijo no.

¿Y qué más puedo hacer ahora? Me repetí miles de veces que si decía que no yo lo respetaría y no volvería a insistir… pero es difícil resistir la tentación. Es que me gusta tanto 😦 es tan hermosa y estoy segura de que no hay nadie que se le parezca. Seguro hay chicas mejores y también peores, en todo sentido, pero nunca iguales a ella.

Supongo que debo de aceptar su decisión y alejarme. Ya lo había intentado una vez, después esta fue la segunda y no estoy segura de que deba ir por una tercera (aunque dicen que la 3ª es la vencida). No es tanto porque tema a otro rechazo, sino porque no quiero convertirme en su dolor de cabeza y que llegue a pensar que estaré toda la vida buscándola.

¿Cuántas veces les ha insistido a ustedes antes de decir que si? Cuántas veces han dicho que no? ¿Hasta donde llega su tolerancia en este tipo de situaciones? No se ustedes, pero yo he sido bastante tolerante cuando he dicho NO y me han insistido. Pero igual dije que no las tres o mil veces que me lo propusieron.

Me imagino que será lo mismo con ella: me dirá no otra vez y en fin, no tiene caso intentarlo más veces, si con una fue suficiente.

¿Me sentí triste? Más que eso, pasé por algo de enojo, no entendía porque decirme no si realmente no había nada que perder (podríamos haber salido una vez y si no le parecía, pues ya, no saldríamos nunca más). Más tarde si, me sentí triste y también decepcionada de haber “trabajado”, “ocupado mi tiempo” durante tantos meses en algo que al final no salió ni por cerca como yo quería.

Justo ahora escuché una frase que me hizo pensar… ¿Soy acaso “víctima de mis buenas intenciones”?

Tal vez ya sea hora de ser un tanto más perra, un poco más como el resto de la gente. No es que me sienta la súper buena ni nada parecido, pero creo que a veces si peco de “inocencia y buena onda” con gente que realmente no lo merecería.

¿Cuál era la manera correcta de actuar en este caso? Creo que siempre lo hice pensando más en Corina que en mi misma. Siempre me importó más cuidar todo para que no se sintiera ni mal, ni acosada, ni con miedo y ahora mismo no estoy ni tantito segura de que lo haya logrado. ¿Qué tal si igual ahora piensa que soy una loca o algo así?

En fin, tampoco podemos controlar lo que las demás personas van a pensar de nosotros y por eso creo que es mejor actuar siempre pensando en uno mismo, aunque no suene bien, aunque parezca egoísta, es lo que la mayoría de la gente hace y parece salirle bien.

Estoy segura que al menos le subí el auto-estima, pues ya antes de despedirme “para siempre” de ella, le dije que se parecía a Léa Seydoux y le mostré una foto en mi iPod. Y aunque dijo que no se parecía para nada, yo sigo pensando que si y en cierta manera eso ha hecho que aun no pueda olvidarla.

Es difícil para mi este proceso de dejar ir aunque es algo que he vivido ya varias veces, algunas ocasiones me aferro más de lo debido a las cosas o más usualmente, a las personas.

¿Qué veía en Corina que hasta el momento no logro ver en nadie más? ¿Qué es eso que me hace volver a ella una y otra vez? Bueno, justo después de salir de una relación en la que mi pareja aparentemente “no sabía lo que quería” (hasta que lo supo), ahora me interesa bastante encontrarme con un chica que al menos en lo básico sepa lo que quiere, y que eso, claro está, incluya el compromiso con su pareja , tal sea yo. Esto quizá lo imaginé porque es muy joven y ya trabaja y se ve feliz en su trabajo y eso aunado a su corta edad (21), me hizo pensar que ya sabe lo que quiere y espera de la vida. También me gusta físicamente, muchísimo, y siendo que en realidad no la conozco bien como para decir que realmente posee las cualidades que yo le he atribuido, esta es la razón principal de mi atracción.

Las veces que platiqué con ella pude ver que es sincera, agradable, se preocupa mucho por no herir los sentimientos de las personas, es atenta, cordial, empática y claro, tiene la mirada más bella que yo recuerde desde que nací.

En fin, mis buenas intenciones se quedarán conmigo, en mi mente, en mi corazón, en mis ganas de demostrarle que podía hacerla feliz y tratarla como la reina y princesa que aun sigo pensando que es.

Pero lo que no es para ti, no es para ti, así le insistas una o mil veces. Estoy intentando ir hacia adelante y eso significa dejar lo que ya no fue para mi y aunque con mucha dificultad, acepto que Corina no es para mi, ni en mi presente y por lo tanto en mi futuro.

Eso no significa que por siempre Corina, por siempre brille esa estrella de infinita luz, llamada esperanza y fe de conocerte en mi corazón por ti… si es que existe algo que no se termine, ese será el recuerdo de tu mirada y siempre, sin importar lo que suceda o lo mucho que lo intente, tendré un poco de esencia que te hace tan bella a mi parecer, ese algo que impactó de la mejor manera y ahora para siempre mi existencia.

Tagged , , , , , , ,

Searching for balance

tumblr_nn5rh40i7O1tx7uzlo1_500

Conocí a esta chica por el mes de septiembre del año pasado y se me hizo increíblemente atractiva. No se en realidad que fue, pero sigo pensando que fueron sus ojos, o su mirada, o un conjunto de ambas cosas. Como quieran llamarlo.

No es que me haya mirado de alguna manera especial, es sólo que la forma en que delineó sus ojos lo que llamó mi atención. Incluso yo que no soy ninguna especialista del maquillaje, se reconocer cuando alguien lo hace con maestría.

Así que sin más (entonces no me pareció que me gustara, sino jamás hubiera podido hacerlo) le pregunté si ella misma lo había hecho, o usaba una de esas plantillas que se ocupan ahora para delinear la parte superior del ojo. Me dijo que siempre había podido hacerlo, que era fácil para ella. Entonces me pareció muy encantadora.

Ese día que la encontré había ido a comprar un regalo para la que entonces era mi novia, quien, yo con aun un poco de esperanza, intentaba aún retener a mi lado.

Y entonces vienen a mi mente ideas contradictorias. Pienso que el destino, Dios, el Universo o como quieran llamar a esa fuerza intangible, a veces pone las cosas frente a nosotros para que demos pasos difíciles con mayor sencillez.

Creo que no hace falta que explique demasiado este punto, ya contada mi historia anterior, pero aun así comentaré un poco más esta idea para seguir con el post.

Por un lado, mi vida como la conocía estaba cayendo a pedazos sin que pudiera yo hacer mucho. Es decir, mi novia de casi dos años había tomado la decisión de irse lejos y por más que yo rogué y le pedí que se quedara conmigo, sabía en el fondo que la decisión ya estaba hecha y no había vuelta atrás.

Al mismo tiempo que todo eso rondaba en mi cabeza, la conocí a ella, a Corina.

¿Cómo llamarían ustedes a eso? ¿Casualidad? ¿Destino? ¿Buena suerte? ¿Terapia de shock?…

Lo único que se, es que para mi ella fue un punto luminoso al final del oscuro y truculento túnel que estaba yo por atravesar.

Al día de hoy las cosas han cambiado mucho desde aquél septiembre (Wake me up when september ends). El día de mi cumpleaños, en octubre, fue la última vez que vi a mi entonces novia. Desde entonces hablamos un par de veces hasta que pensé que ya no era buena idea hacerlo porque cada ve pelábamos más y más. Yo ya no me sentía cómoda ni mucho menos feliz con la situación, dado que desde el principio que yo me enteré de todo esto, supe que no iba a ser fácil para mi, supe que sería una situación que me rebasaría por mucho.

Así pues, por otra parte, hablando de Corina, decidí que si lo que quería era acercarme a ella tendría que quitarme de miedos absurdos y hacer las cosas de manera muy diferente a como siempre las había hecho.

Como verán, se me juntó el planchado con el lavado, o dicho de otra manera, por una parte tenía que resolver el issue de mi vida cambiando radicalmente y todo lo que una ruptura no deseada trae y por otro lado, dentro de mi nacía una cierta esperanza, ese sentimiento que tienes cuando alguien comienza a llamar tu atención.

Y entonces pienso en el mar, en la orilla, en las olas: ese momento en que agua y arena se revuelcan con tal fuerza que a la vista parece que son uno mismo, pero siempre sabemos que no es así, sabemos que son dos elementos separados y por mucho que se revuelvan, jamás serán uno mismo. O el agua y el aceite. O el yin y el yang. Creo que esa es la mejor metáfora.

Ying-Yang1

En algún momento lo “oscuro” se combinó con lo “claro” en mi vida de tal manera que parecía que todo era lo mismo, pero siempre supe que pese a todo lo luminoso no podría ser completamente cubierto por lo oscuro y viceversa.

A pesar de todo este “salvaje oleaje” que sucedía dentro de mi, siempre supe que las cosas se iban a calmar y que si quería hacer las cosas bien con Corina, debía esperar a que la tormenta pasara.

Pero de momento perdí la claridad y como no sabía como acercarme a esta chica, se me hizo fácil un día, sin más ni más, sin antecedentes, darle una de mis tarjetas de presentación con mi Instragram escrito y decirle que cuando quisiera me siguiera.

Ese día nunca llegó y creo que sólo di un paso en falso por querer adelantar las situaciones cuando aun no era el momento. Y estaba plenamente consciente de ello, yo misma sabía que eso no iba a progresar, no había como. Y aunque quizá de momento me deprimí un poco, entendí perfecto que esto no era un “no” si no un “todavía no”.

El tiempo siguió pasando y un día dije: Bueno ¿qué puedo perder si intento hablarle? No creo que sea tan malo. Y me convencí de ello, me lo dije por semanas. Me infundí a mi misma tanta certeza de que era una buena idea, que el miedo se desvaneció.

¿Por qué le tenemos tanto miedo al rechazo? Somos humanos, claro está, quisiéramos que todos (y más las personas que nos gustan) nos aceptaran y quisieran a la primera, sin problemas. Pero no todo es así de sencillo, ni tampoco es tan complicado.

Así pues, un buen día me armé de valor y le hablé.

¿Quieren saber como me fue o ya lo intuyen? Pues me fue excelente… Corina resultó ser una chica súper agradable y linda. Durante el poco tiempo que pude hablar con ella (o quizá no tan poco, como unos 15-20 minutos), se comportó de lo mejor y entonces mi miedo se quedó quien sabe donde. Me sentía tan feliz como hacía mucho no lo hacía.

Dar ese paso no fue tan difícil, pero lo complicado fue no querer tapar el sol con un dedo. Por muy bella y perfecta que Corina me parezca, ella no es “el clavo que sacará al clavo anterior”. Si realmente quería acercarme a ella, tenía muy claro que tenía que ser de cero, tenía que dejar mis ideas pre-concebidas atrás.

Y es que mientras hablaba con ella y podía mirarla a los ojos, percibí esa sinceridad, esa transparencia y la ternura de un alma sin dobles caras, sin intenciones ocultas y ese hecho fue algo que tocó mi espíritu a un nivel mucho más alto. Como si sus miradas fueran de agua y pudieran atravesar y circular a través de mi cuerpo, sentí com una parte de ella se fundía conmigo y aliviaba la sed, la tristeza y la falta de fe que habitaba en mi corazón.

No estoy hablando metafóricamente, realmente puedo decir el día de hoy que si alguien ha influido en mi proceso de sanación, ese alguien es Corina, aun ella no lo sepa.

A pesar de todo esto bueno, mi ex novia dejó una profunda herida que se que no sólo con salir con otra bella mujer se va a curar, se que esto es algo que tengo que trabajar de la misma manera, es decir, con la misma profundidad y paciencia con la que he tratado a Corina. Todo en la vida son reflejos: lo que hay dentro de nosotros (mente, alma, corazón y espíritu) es lo mismo que hay hacía afuera.

Si en nuestro interior hay caos, a nuestro alrededor hay caos. Si hay paz, habrá paz. Si existe amor propio, habrá amor de lo demás. Lo más importante, si encontramos el equilibrio, veremos el mundo equilibrado y vibrando a la altura de nuestra alma.

¿Qué hay dentro de mi tan bello que hizo poner mi atención en Corina y en ninguna chica más? Supongo que es algo realmente grande, pero que aún no brilla con todo el poder y fuerza con que estoy segura lo puede hacer.

Estoy en la búsqueda de mi misma, en ese proceso de equilibrar todo lo que soy y lo que fui sin perder de vista quien quiero ser.

¿Ha sido difícil? Mucho. No se imaginan cuanto. Podría decir que de un momento a otro perdí todo lo que sentía seguro y sentirse seguro en esta vida equivale a saberse vivo y encontrar el equilibrio. Así que no soy la única, todo mundo estamos buscando esa seguridad constantemente, con persistencia y anhelo. No se me puede culpar de haber pasado por esta etapa con todo el dolor y desesperanza del universo.

Pero es verdad: después de la tormenta siempre viene la calma, al final del arco iris hay un cazo de oro. Y siempre está ahí, esperando por nosotros.

Aun a veces todavía me siento tan mal que lloro sin sentido y vuelvo a revolcarme en los recuerdos, y me pongo dramática y me digo que nunca más volveré a ser feliz como lo fui ni voy a encontrar a una mejor mujer de lo que mi ex novia lo fue.

Pero regresa a mi la calma, me vuelve la cordura y me digo una y mil veces que no quiero volver a tocar esos terrenos. Respiro profundamente y el día va mejor.

He trabajado en mi misma. Se que aún falta muchísimo… si digo que voy a la mitad del camino quizá exageraría. Pero estos pequeños momentos en los que la existencia me ha iluminado con su luz, he descubierto que soy mucho más fuerte de lo que creí, mucho más valiente de lo que jamás imaginé.

Dice mi guía espiritual que absolutamente todas las pruebas que pasamos a lo largo de nuestra vida las elegimos consciente o inconscientemente. Entender esto es sumamente importante para mi, pues por algo yo misma me puse una prueba tan enorme, y es porque se y siempre he sabido que soy capaz de llegar a algo mejor, de pulirme hasta donde sea necesario.

La tormenta está pasando, el yin y yang de mi vida se están separando y pronto podré ver la luz al otro lado, esperando, claro está, llegar a ser un alma tan pura, transparente y libre de rencores que al acercarme otra vez a Corina, ella vea la misma luz en mi mirada que ahora yo veo en la de ella.

Tagged , , ,

Eyes like water

tumblr_nlifpq3MJg1spk3foo1_500

Tu mirada parece de agua. Ha entrado en mi y va llenando todos los espacios vacíos de mi existencia. Poco a poco siento como mi sed por vivir se va calmando y puedo volver a mi ser original.

Es junto a ti, eres tu.

Justo después de la tormenta, junto con la luz que ilumina por primera vez mi vida, llegaste tu. Cómo un arcoiris.

Es tu mirada que atraviesa cada uno de mis sentidos y lo que puedo descubrir en la transparencia de tus sentimientos.

Es tu sonrisa que no se apaga.

Eres tu.

Tagged , , , , , ,