Category Archives: Dejar ir

My Own Bubble

No.-08-from-the-series-De-Selfing-2014

He escrito muchos post donde hablo de como me siento desde que terminé mi última relación, no por voluntad propia, sino por la decisión de quien era mi pareja.

He dicho que llevo mucho tiempo sintiéndome como una ratoncita, capaz únicamente de asomarse desde su escondite, ver si hay algo al exterior y en cualquier momento que algo le atemorice, volver a su madriguera.

Una ratoncita que ve con miedo total absolutamente cualquier peligro que la vida represente, y es que, realmente, vivir es un diario peligro. Vivir es ir en el borde todo el tiempo.

Pero si no te arriesgas a vivir, la vida no se va a detener por ti, el tiempo no va a dejar de pasar y simplemente te va a llegar la muerte, hayas hecho algo grande o no. Y casi siempre, para lograr algo grande, hay también que arriesgar algo de igual medida.

Pues bien, yo llevo mucho tiempo en mi ratonera, escondida del mundo exterior, pero enfrentándome a uno igual de misterioso, me refiero a mi mundo interior.

Y es que si bien las experiencias de vida que más nos marcan suceden hacia afuera, no somos pocos los que nos damos cuenta que todo esto exterior es un reflejo de como nos sentimos o quienes somos internamente.

¿De que sirve salir al mundo armados con una espada si no tenemos una buena armadura?. La espada son esas armas que tenemos y que si sabemos como, podemos utilizar perfecto para surfear por la vida sin morir en el intento, pero; ni la mejor espada y habilidades del mundo nos puede salvar la existencia como una armadura. Y la armadura es justamente esa fuerza interna que tenemos que desarrollar.

¿Cómo empiezas a lograr lo que quieres si no sabes con precisión qué es ESO que quieres? ¿Cómo caminas por un camino que no sabes como recorrer, que no estás listo para recorrer?.

No se trata de encerrarte toda la vida, pero es real que dentro de nosotros guardamos un gran cofre de valiosos secretos que son la clave de nuestra esencia real, eso que proyectamos al mundo exterior.

 

Lo que quiero tratar aquí es lo interno… el como estoy tratando de crear una armadura lo suficientemente fuerte para resistir los embates a los que seguramente me voy a tener que enfrentar al tiempo de que trato que sea tan ligera y transparente que no se vuelva imprenetrable para las personas y experiencias que si busco dejar entrar.

Es complicado. Pero voy a seguir escribiendo e intentando que me comprendan.

Hace unos días me re-encontré con una persona que me sorprendió desde la primera vez que la conocí. Ella es actriz, aunque digamos, no muy famosa como Sofía Vergara, pero localmente y con cierto sector en mi país, si es bastante conocida.

El caso es que la primera vez que la vi sólo me pareció muy guapa y la verdad es que no la recordaba actuando. Aún así me acerqué a ella por que me pareció muy atractiva y pues quise saludarla, estar cerca de ella.

Mi gran sorpresa fue esa calidez que tenia con cada una de las personas que se le acercaban, era una confianza, una apertura difícil de no notar.

Por ejemplo, aquella vez nos tomamos una foto y ella me abrazó. Ustedes dirán, eso cualquier persona lo hace. Pero yo, con toda la seguridad del mundo, puedo decirles que no, no cualquiera te abraza sin conocerte y menos con ese cariño.

Entonces quedé muy impactada con esta chica, pero ya… pasó el tiempo y no la volví a ver en la tele ni supe más nada de ella. No me puse triste ni nada, pero esa sensación que me dejó fue algo que si conservé en mi mente.

Un tiempo después y para mi sorpresa, me la encuentro random en una marcha gay y literalmente, corrí a sus brazos. No tengo idea de en que exactamente pensaba, pero si sabía que esa repentina muestra de amor no venía de la nada. Sabía que ella me iba a recibir de igual manera, y estaba tan en lo cierto, que la chica en cuestión me pegó un abrazo de esos que toda la vida recordamos.

En un momento me hizo sentir tan feliz y tan completa. De verdad fue una segunda experiencia que tampoco olvidé.

Finalmente, como les contaba, hace unos días tuve la oportunidad de verla de nuevo. Esta vez más de cerca y con menos gente entre nosotras. Al principio fue complicado acercarme a ella, pero una vez que lo hice, no fue la excepción nuestro encuentro lleno de abrazos, besos y ese cariño y ternura tan grandes que solo ella me transmite.

Me encanta esta mujer, verla siempre es abrir una caja de sorpresas y no saber cuál te vas a llevar en esa ocasión. Esta vez me dejó un regalo muy grande, enorme e invaluable.

Lo que esta chica logró fue desarmarme por completo… lean otra vez completo el inicio de este escrito. Vean como metaforizo acerca de una espada y una armadura necesarias para salir al mundo. Y una vez que lo entiendan, una vez que estén de acuerdo conmigo; una vez que hayan sacado su espada y desempolvado su armadura para salir a la batalla, quítense todo. Queden como en un principio.

Queden si gustan como ese ratoncito afuera de la madriguera o como un bebé recién nacido, como más les guste. Piensen en ese estado primario de emociones que tenemos todos por naturaleza.

Así es como me sentí con ella.

Fue como decir: guey, ¿qué demonios hago encerrada cuando afuera hay cosas tan bellas?, ¿qué demonios intento cargando a cada rincón de mi vida con una espada y una armadura que lo único que hacen es aislarme el mundo exterior, en donde, si bien hay peligros, también hay un montón de cosas buenas, bellas y nuevas esperando a ser vividas?.

Y yo sé lo que viene, lo entiendo perfectamente. Se como van a rebatir esta idea. Si, lo sé, hay personas que simplemente nos obligan a ponernos esa armadura y estar siempre con la espada en lo alto. Lo sé. Hay muchísima gente afuera esperando para atacarnos. En cualquier sentido.

Hay gente esperando a vernos débiles y llegarnos por ahí. Hay personas que constantemente nos atacan y si, a veces tenemos que defendernos. Hay otros muchos que nos harán daño sin desearlo, sin tener conciencia de ello.

Si, así es la vida. No voy a negarlo.

Pero ¿hasta cuando nos vamos a poner armaduras y vamos a cargar espadas, ambos instrumentos tan pesados para vivir nuestra vida?.

Piensen en algo un poco gracioso y a la vez trágico: ¿cuántas armaduras te has puesto a lo largo de tu vida? ¿cuántas aún llevas puestas? ¿cuáles has llevado por tanto tiempo que ya ni recuerdas que llevas puestas? Simplemente sabes que nada pasa por ahi, nada entra, pero tampoco nada sale.

Ahora, ¿cuántas espadas has clavado tu? ¿cuáles te dejaron una victoria real y cuáles una efímera?.

Esto nos es un post motivacional, no estoy intentando cambiar a nadie. Simplemente trato de hacerme consciente de mi proceso, porque si, yo llevo mucho tiempo cargando con un montón de armaduras y clavando muchas espadas que nada me han dejado.

Y es verdad también que me han dado muchas estocadas, mucha gente me ha dañado, voluntaria e involuntariamente.

Y es que yo era una joven muy confiada. Recuerdo que iba por el mundo contándole mi vida a todo el que se me pusiera enfrente. Era muy alegre, no pensaba que existiera la maldad ni era consciente del daño que otro ser humano es capaz de ocasionarte.

Para mi mala suerte, hay personas que si, en efecto, son malas y quieren dañarte. PERO, también existen otro tanto (quizá la mayoría) que una vez que descubren que eres inofensivo, un buen aliado con un corazón noble, en ese momento de deshacen de cualquier cubierta y se abren contigo de la mejor manera. Una persona que te conoce bien será siempre incapaz de intentar hacerte daño. ¡¡¡Y eso es real!!! ¡¡¡Eso existe!!! Y no, esto no es un cuento de hadas.

Yo misma soy testigo de como funcionan estas cosas.
Ahora bien, volviendo un poco al asunto con esta chica, encontrarme con ella nuevamente me sirvió para 2 cosas muy importantes:

1. Volver a verla (claro, es preciosa, súper hermosa, un angel muy bello).

2. Recordar como se siente estar con alguien que va por la vida sin mayor armadura que esa capa invisible, pero segura, llamada AMOR.

Cualquier abrazo que Tan me ha dado o me vuelva a dar (espero que sean todavía muchos más), se sienten tan llenos de paz, es que es real cuando les digo que literalmente te deja atravesar su burbuja y te sientes completamente envuelta por su amor.

Que extraño es ¿no? Que una persona a quien apenas podría decirse que conozco, a quien no he visto más que un par de veces, sea capaz de transmitir sentimientos tan bellos y me haya dejado con esa experiencia tan sanadora.

Al tiempo que me encontraba con Tan, me re-encontré también con una de las personas que más herida me han dejado. Ella fue una espada que literalmente me atravesó de lado a lado y por todas las capas de mi vida (cuerpo, mente, alma). Para no hacerla larga, les diré que si, estoy hablando de aquella persona por quien me encerré todo este último año.

No es mala persona, no lo es. Pero… lleva puestas tantas armaduras y carga con tantas espadas, que además de no saber cual de todas sus armas va a usar contra ti y en que momento va a atacar, yo al menos ya no soy capaz de acercarme a ella y verla por debajo, como pienso (quizá recuerdo) que realmente es.

Siempre ella ha sido así. Yo aquí no estoy para juzgar a nadie, como diciendo que soy perfecta y no tengo inseguridades, pero al menos intento que estas no sean las que moldean mi vida.

Y hemos llegado a la clave de todo, aquí el meollo de este escrito: si lo piensan, la verdad es que la personas que más nos atacan, son quienes viven con más armaduras (algunas colocadas bajo llave).

Piénsenlo: esas personas que son siempre las primeras en sacar la espada ¿no son acaso quienes se sienten más descubiertos, en peligro, más intimidados de que seas tu quien ataque primero? ¿acaso no son esas personas las mismas que más armaduras cargan? ¿a las que es mucho más difícil llegarles?.

No importa, no podemos cambiar a nadie. Lo aceptamos como es o les dejamos.

PERO, lo importante de todo esto es que si podemos cambiar al ser más importante: a nosotros mismos.

Yo quiero ser como Tania. Quiero que la gente me recuerde por que abrazo rico, por que les hago sentir queridos y valorados, por que puedo darles un buen consejo cuando lo necesitan sin atacarlos o juzgarlos a cambio. Quiero llegar sin armaduras ni caparazones ni espadas. Quiero envolverme en una burbuja protectora de amor y protección divina, segura, pero incapaz de dañar a nadie. Y que cuando alguien se acerque con necesidad, ser capaz de envolverl@ junto conmigo.

Así era yo. Y si, a veces no me salió tan bien, pues resulta que de hecho, aún la gente sabiendo que soy inofensiva (en la mayoría de las ocasiones, tampoco digo que sea una perita en dulce) han sabido como atacarme.

Y si, eso me hizo comenzar a cargar con armaduras y demás cosas que no van conmigo.

Yo pienso que hay que viajar ligeros por el mundo, en todo sentido. Nunca sabes cuando vas a necesitar espacio libre, o poco peso, o un lugar reservado…

Ahora soy incapaz de atravesar el ancho muro que esta persona construyó entre ella y yo, y lo sé, es imposible que ella vuelva a verme como en un principio. Hay muchas cosas de por medio. Pero aún así, mis puertas siguen abiertas por si algún día ella reconoce que no es necesario enfrentarse a mi de esa manera y que de hecho, entre más logre abrirse conmigo, más recibirá a cambio.

Yo por mi parte, ahora que pasé un buen tiempo encerrada en mi caparazón y que, no les miento, me era muy necesario y me sirvió para muchas cosas, creo que estoy lista para salir y de una vez, dejar toda armadura y sobre todo, dejar cada espada que en su momento creí necesaria, para salir sólo envuelta con esa delgada burbuja que deje otra vez ver al mundo quien soy yo de verdad.

Advertisements
Tagged , , ,

¿Cómo era yo?

29ebd522cf42d0191ac66d50fd76a7a4

Ya les he contado aquí las historia de como tuve que hacerme a la idea de que la persona que amaba me estaba dejando. Me abandonó y no hubo vuelta atrás.

Fue un proceso bastante complicado. Como que uno no piensa que puede llegar a sufrir tanto por una x o y situación hasta que te toca vivirla.

En el camino de superar este problema, me encontré con que todo este tiempo había estado perdida y de pronto ya no sabía ni lo que quería hacer con mi vida, ni lo que quería lograr. Perdí objetivos, sueños, perdí absolutamente todo…

Y aún con esto, no me sentía tan perdida. Pero el día que ya no tenía algo que realmente me importaba, algo que me había acompañado en toda mi vida, entonces si sentí miedo.

Me refiero a mi identidad. A mi manera de ser, ese humano que conocía. Y es que no me podía reconocer a mi misma. A veces, en ciertas situaciones, ya no sabía como actuar o como reaccionar.

Por ejemplo, las veces que iba al antro. Antes encajaba perfecto. Aunque fuera sola, de repente ya estaba con un grupo de personas y como si nos conociéramos de toda la vida. Es decir, olvidé como socializar, algo que antes me salía perfecto y sin ningún esfuerzo, ¿me explico?.

Fui olvidando como acercarme a la gente, como salir y divertirme, como conocer más personas, como ser agradable y que los demás quisieran estar conmigo. Porque además parecía que ya nadie se me quería acercar, que había perdido mi mojo y simplemente regresaba a mi casa y me decía ¿quién soy? ¿Qué está pasando conmigo? ¿Porqué la gente no quiere convivir conmigo? ¿Porqué siento que todo mundo habla a mis espaldas? ¿Cómo era yo?… ¿Porqué me hacía feliz esa música? ¿Porqué parecía que le caía bien a toda la gente? ¿Porqué ya no puedo sentirme contenta y en paz como lograba hacerlo antes? ¿en quién demonios me convertí?.

Me sentí pésimo por casi un año. No me reconocía en las lágrimas, en esa tristeza extrema que no podía sacar de mi cuerpo. Pasaba las noches enteras llorando, los días completos dándole vueltas a la misma situación. Cuando me dormía la soñaba y despertaba con una ansiedad tremenda, por que también en mis sueños ella me abandonaba y yo, de una y mil maneras, le preguntaba ¿porqué? y le pedía que se quedara. De una y mil maneras literal. La mente es muy astuta a la hora de recrear.

Me convertí en una persona llena de rencor, con un odio que evidentemente estaba destruyendo lo poco que había quedado de pie en mi ser.

Tenía que encontrar una manera de salir de eso y entonces recordé algo que siempre me había gustado, algo que me hacía feliz de una manera que nada más puede hacerlo, al punto tal que incluso llegué a pensar en abandonar mi carrera y dedicarme a esta actividad… me refiero a la yoga.

Entonces como pude, con toda la flojera, el desánimo, con todo el pesimismo, odio, rencor, tristeza y dolor que había dentro de mi, decidí regresar a practicar yoga.

Fue muy complicado al principio. Muchos días asistía casi que a la fuerza, más que por gusto, como lo hacía antes. Otras tantas, mientras estaba tratando de concentrarme y hacer bien las posturas, los recuerdos más absurdos me llegaban de la nada y me sentía tan mal que empezaba a llorar, esperando que nadie lo notara.

De alguna manera, la yoga me hizo enfrentarme a mi misma y a esos miedos, a ese odio, a todos mis recuerdos y dejar de evadirlos. Y es que ese espacio, ese tiempo que te dedicas a ti misma, a escucharte, a reconocerte, a superarte… Ese silencio que te acompaña durante la práctica, esa falta de ruido mental es la que te lleva a conectar con tus más profundos sentimientos y fue allí donde yo encontré, en un pequeño rincón, el espacio idóneo para el perdón.

Tenía que perdonarla a ella, aceptar que se había ido, hecho su vida y que no iba a regresar. Tenía que perdonarme a mi misma (sobre todo esto) y aceptar el hecho de que mi vida había cambiado, que ahora estaba sin pareja nuevamente y que probablemente nada tenía que ver conmigo que ella hubiera decidido irse. Tenía que hallar una razón lo suficientemente egoísta (en el sentido positivo de esta palabra) para dejar de sentirme inútil, sin valía, para dejar de sentirme “la abandonada”, la pequeña ratoncita detrás de un árbol esperando para salir a hurtadillas y volver a esconderse.

Todo esto lo fui logrando poco a poco. Primero que nada, no huyendo de estos sentimientos negativos que me estaban aislando. Lidiar con mis demonios, de frente, sin barreras, sin pretextos. Lo hice.

Segundo, tenía que reconectarme con mi ser primario, volver a encontrar un propósito lo suficientemente grande como para levantarme de mi cama todos los días. Y aquí fue complicado, pues es más fácil aferrarte a que ese propósito sea una persona o un fantasma, que ser tu mismo y tu razón de estar viva. Pero también lo logré.

En fin, podría explicarles aquí paso a paso como mientras me volvía más capaz de hacer una u otra postura, mi vida fue cambiando.

Lo importante es que ya ahora puedo decir que estoy en buen camino… Me siento más feliz cada día, más relajada, más en paz y enfocada en mis sueños. Retomé algunas metas que había abandonado, pero que eran mías y sólo mías, metas que no compartía con nadie y por tanto, nadie podía quitármelas.

Volvía, junto con la yoga, a meditar y de esta manera, me volví hacía lo espiritual de una forma positiva.

Ya estoy recordando como sentirme feliz, porque realmente me siento así la mayor parte del tiempo. Ya recuerdo por que hay ciertas canciones que me ponen de buenas, y es porque, de hecho, tal cual, amo esa música y no hay manera de que al escucharla no me sienta contenta.

Ya recuerdo como es socializar, porque la gente empieza a acercarse a nuevamente a mi en busca de un consejo, o simplemente por que les agrada mi compañía y quieren platicar conmigo, saber de mi.

Hay algo hermoso en mi ser que había olvidado, que había perdido yo solita por pensar que no valía la pena, que era una persona horrible, por que (en sus propias palabras) yo “no era tan buena como pensaba”.

Y de hecho si. Tuve que demostrarme a mi que tan buena podía ser y que tan agradable y tan altruista podía ser, por que yo sabía que así habido sido siempre.

Y si, así soy yo. Me gusta dar sin esperar nada a cambio, aunque si lo pienso, en realidad, cuando a mi me gusta dar algo, sea un detalle insignificante o lo que sea, es simplemente por que esa persona a quien se lo doy, ya me da algo a cambio. Quizá sin ella saberlo o notarlo. Pero aprendí a valorar hasta la presencia de las personas. Hasta sus mínimas palabras. Sobre todo, aprendí a valorar lo que cada ser aporta a tu vida.

Y ya hablando de ese tema, creo que no puedo terminar este post sin hablar de la persona a quien más identifico como mi guía en todo este camino. Me refiero a mi maestra de yoga. Y si, en un principio me sentí muy atraída a ella únicamente por su físico (es guapísima) pero después, ahora que he tenido la oportunidad de conocerla un poco más, me doy cuenta que es muy tierna, simpática, amable, es una belleza de persona.

No se si la estoy idealizando, pero si se que lo que veo en ella me agrada y mucho. Me hace sentir en mi centro, alejada de todo lo que me daña. Desde luego, la admiro y algún día me gustaría llegar a ser como ella, siendo capaz de hacer todas esas posturas con el mínimo esfuerzo, siendo capaz de darle a las personas a mi alrededor un “algo” capaz de cambiar sus vidas.

Ya recordé como era yo… y aunque hay muchas cosas de mi que quiero cambiar, también hay muchísimas que extrañaba y ya recuerdo porque…

Ya recordé como me hacía sentir esa canción, y es exactamente igual que como me hace sentir ella cuando está cerca de mi: feliz, completa, en paz y con equilibrio.

Y es porque dentro de mi habita una mujer sensible, de buenos sentimientos. Es porque podré ser una bruja, pero también soy un hada. Y es porque puedo encontrarle lo bueno hasta lo más malo y dar de mi el 100% en cada cosa que hago. Es porque me gusta dar sin esperar nada a cambio, porque lo que tengo es demasiado y sentirme agradecida por ello es algo que es muy de mi.

Es porque nunca he dejado de ser una escritora, ni de hacer música; es porque nada logra que abandone mi sueños y puedo levantarme una y otra vez y es porque, después de todo esto, después de haberme perdido en el más oscuro de los laberintos, volví a hallar la luz, una muy brillante, una que nunca se apaga, esa es la luz que me hace ser yo.

 

 

 

 

Tagged , , , , ,

¿Demasiado buena o idiota sin fin?

f90af3210ff631c602b5e51dad90732c

¿Alguna vez has sentido que hieres a alguien con tus actos? ¿Qué pasó cuando te diste cuenta? ¿Cambiaste o seguiste?

Muchas veces he pensado en mi vida. A veces me siento como una idiota, sé que a veces lo soy.

Desgraciadamente en este planeta se confunde la bondad con la estupidez.

La gente viva no tarda en darse cuenta cuando se encuentran ante un corazón bondadoso, por tanto fácil de destruir, manipular, dañar y engañar.

Es el camino fácil. ¿Porqué no hacerlo de otra manera?. No lo sé.

A los humanos nos gusta sabernos con más poder, con más ases bajo la manga, con cierta ventaja ante el otro y cuando nos descubrimos poseedores de cualquiera de esas ‘cualidades’ no dudamos en usarlas.Eso sería lo complicado.

Tantas veces me he encontrado con la oportunidad de hacer daño a quienes me han hecho daño a mi… Pero siempre me he rehusado a ello. Principalmente porque me pregunto ¿qué ganaría?. Quizá de momento, esa extraña y agradable sensación que genera la venganza y que después se convierte en arrepentimiento.

 No quiero vivir así. Siempre he buscado la bondad en mis actos. Vaya que me gusta pensar de mí misma que soy una buena persona. Y en general creo que lo he logrado, creo que es las percepción que la mayoría de las personas tienen de mi.

Si, no puedo ir por la vida presumiendo que he roto muchos corazones, que mucha gente ha llorado por mi, no puedo decir que alguien ha caído en desgracia desde que le dejé… No soy alguien que presuma de poder sobre los demás, ni de mejores cosas, mejor vida o más lujos. No tengo el mejor puesto en mi trabajo, ni vida más envidiable.

Pero si de algo puedo presumir y sentirme tranquila, es que siempre me he dirigido en la vida bajo un manto de bondad y una muy rigurosa y auto-impuesta ley de “no dañar”.

En ocasiones yo sé que esto es imposible, digo, no estamos en la mente de los demás para manipular lo que piensan de nosotros, pero en general he seguido ciertas normas que me hacen presumir ser una ‘buena persona’.

Digo, en mis manos he tenido la oportunidad de hacer daño, de herir, de llevar las cosas al extremo y destruir… Pero no las he tomado. Siempre lo dejo pasar.

Y quiero seguir así el resto de mi vida, aunque ello signifique que a ojos de otros sea una mujer débil, tonta, manipulable, fácil de dañar, alguien a quien se le miente con facilidad… Bueno, no me importa ser la comidilla de los demás.

 Mi consciencia es algo demasiado valioso para mí, un tesoro que no pienso poner en subasta por un par de actos que al final podrían dejarme más vacía que contenta.
 No dudo que haya gente que encuentra algo fascinante en dañar al prójimo, incluso que entre más cercana y más amor demuestre por ellos la persona, más excitante encuentran la posibilidad de chingarlos.
 No se, de mi ex incluso pienso que quería mostrarme que ‘ser buena’ no era una cualidad, sino un defecto. Y es que ella siempre me insistió en que preservar ese valor era algo insignificante en un mundo donde joder al prójimo es casi que un deporte.

Y ni que dudarlo después de todo lo que ella me hizo pasar. Hoy no me queda ni la menor duda de que en sus ojos y su corazón no hay ni la mínima cabida para el arrepentimiento por dañar al prójimo. Bueno, creo que hasta encuentra ella cierto placer en los efectos que va causando a su paso, cuál un verdadero y destructivo huracán.

 Lo extraño es que no creo que sea la única persona con esas características. Hay más seres que se pavonean hablando de cómo dañando a alguien más consiguieron lo que tienen, como pasando encima de otros lograron sus objetivos, de cómo minimizando y haciendo a un lado los sentimientos llegaron a dónde están.
No se, no quiero ponerme moralista. Creo que dentro de todos nosotros existe aunque sea pequeño y recóndito, un ‘algo’ que nos dice que está ‘bien’ y que está ‘mal’.Son conceptos universales en general.
 No podemos escapar de esa delicada voz que intenta llevarnos por un camino de decencia, aunque sí podemos evadirla, toda la vida si queremos, si nos lo proponemos.

Al final en la mente de mi ex se dibuja la idea de que ella es como un ángel y el pasado no importa, si no lo que la gente piensa de ella ahora.

Yo intento seguir por este camino. Podría desviarme y pagar con la misma moneda a todos y todas aquellas que me han herido, pero sinceramente no creo que ninguno o ninguna valga más que la tranquilidad de mi consciencia, que mi pequeño orgullo de poder decir con todas sus letras y sin duda alguna, que todo lo que he hecho, sin excepción, ha sido un acto de amor y por tanto de bondad, lo cual a fin de cuentas me hace poder decir  que ‘soy una buena persona’ y para mí nada es más valioso que eso.

La misma distancia

tumblr_nowyzgzEOR1ryq9ado1_1280

Estás a una llamada de distancia de mi. Quizá físicamente estás más lejos, pero en cualquier momento, con solo apretar un botón en mi teléfono puedo tenerte de regreso a mi vida. Eso lo decido yo, no tu.

Por otro lado, hoy no quiero tocar ese teléfono si no es para responder a su llamada.

Estoy atada a ti y estoy atada a ella.

Tú eres mi irremediable pasado, la soga que me detiene de volar. Ella es mi anhelo de futuro, ese al que aún no estoy segura de poder llegar. Mi vida se detuvo en algún punto entre tú y ella.

Al principio creí que iba a ser fácil, las cosas parecían ir bien. Si solía extrañarte pero a la vez seguí con mi vida y fue cuando la conocí. De pronto el dolor, la desesperanza y el miedo se empezaron a difuminar. Una nueva ilusión abrigó mi corazón y mi alma.

Alrededor de su sensual mirada dejé el trazo seguro del amor, con cada paso, con cada palabra. Y pronto volví a sentir la soga que sujetaba mi vida jalarme. Pero esta vez era hacia ella.

Por momentos me sentía feliz y con la ilusión palpitando en cada una de mis venas, recorriendo con tibia sangre mi frío cuerpo. Fui recuperando el color que me caracteriza: la sonrisa, el aroma, el paso, la seguridad y la estabilidad.

Un paso a la vez sobre un pantano de sueños puede ser algo peligroso, más aún cuando lo que te sostiene es un casi invisible hilo de dudas.

Aún así la enfrenté e intercambié un par de palabras que casi me dejaron respirando mi último aliento. Su voz, el canto de sirenas en la orilla de algún paraíso; su risa, la sinfonía de mil violines afinados por los mismos ángeles. Ha pasado volando el tiempo y yo aún la escucho.

Quisiera saber que fue eso que me atrajo a ti en primera instancia y al cerrar mis ojos se aparecen los tuyos con ese delineado tan perfecto, tan inolvidable. Ese halo alrededor de tu mirada que aún me cubre y empaña mi razonamiento.

Es verdad, esa tarde una fuerza más grande que yo misma se apoderó de mí y me llevó hasta ti, en modo automático.

Hablamos de algunas cosas sin sentido y después te dije directo: me gustas y quisiera salir contigo. Tu respuesta no fue un no inmediato, como yo estaba segura que sería. Pero tampoco dijiste que si.

Tuve que insistir y aún así lo único que logré fue que aceptaras pensar si quizá un día me harías el honor, te dejé mi número y regresé sonriendo a mi casa.

Hoy sigo esperando tu llamada.

Pero algo en mi mente no me deja.

Y es que cada aniversario, aunque invisible para el mundo, incluso para ti, no pasa inadvertido para mí. Si, aniversario dije.

Hace una año que me abandonaste sin mirar atrás, un año que tomaste la decisión de irte y un año de ese horrible paso que al dar despegó mi alma de mi cuerpo para llevarse mi vida entera a otra parte en donde yo no puedo verla.

Un año de caminar a ciegas sobre un terreno desconocido, un terreno de desolación y tristeza.

Pero estoy harta, esto ya es demasiado. ¿Cuánto tiempo llorarías tú por un muerto que buscó su propia muerte? ¿Y qué si eso era lo que la hacía feliz?

Es hora de recuperar mi vida y es lo que anhelo con toda mi alma… Pero esos sueños donde te apareces no me dejan y más ahora que estoy a días de cumplir un año sin tu presencia.

Algo me da miedo y me aterra pensar que un año de mi vida voló con rumbo desconocido y a un destino inexistente.

Quiero pensar que este año no pasó en vano, pero no hay nada que me de la seguridad de que así haya sido.

Hoy comencé a despertar a mi cuerpo y fue como volver a la vida. No tenía idea de lo adormecida que estaba mi conciencia. Si eso puede ayudar un poco espero no perder la paciencia.

Salí un poco de mi ratonera, me asomé al exterior y parece no ser tan malo. Si, es verdad, todo es como nuevo para mí, soy nueva en esta vida, prácticamente.

Soy una sobreviviente y la única a bordo de este tren que no quiero ver caer, no me gustaría que se fuera a descarrilar en cualquier lugar.

Por eso no sé qué hacer al estar frente al teléfono, dos llamados me aguardan.

Uno me llevará nuevamente al pasado con la certeza de que realmente no hay nada para mí ahí. Solo ilusiones que se desvanecen más rápido de lo que yo soy capaz de pensar.

El otro quizá me ayude a despertar una vez más, quizá me ayude a seguir por esa senda que ya había creido perder

El problema es que una se haya en mis manos, la otra no.

Una está a un botón de mi vida, la otra, solo en las manos del destino.

¿Qué será de mi? No quiero ser un barco a la deriva, navegando por las aguas del desierto.

Para ambas mujeres hay amor en mi corazón, pero sí para ninguna hay cabida de mis intenciones en su vida, quizá sea hora de dar un giro a la redonda y volver a buscar todo en el origen que nunca desapareció: el latido de mi propio corazón.

Tagged , , , , , , , , ,

Gran diferencia

tumblr_nhm10mUcie1s1fxmwo1_540

Que gran diferencia es terminar una relación a que te terminen en una relación. La gran diferencia no es ninguna ciencia, es simplemente que es una tu eres consciente de querer dejar a la persona y en la otra tienes que aceptar que la otra persona ya no quiere estar contigo. Así, sin más, sin previo aviso, sin conocimiento de causa ni de razones.

Yo he pasado por ambas experiencias y definitivamente el tener que aceptar que me terminaron ha sido la más complicada.

Yo creía que cuando algo así me sucediera sería al menos por una buena razón, una grande y definitiva razón, tipo una infidelidad, violencia o falta de atención hacia mi pareja.

El problema para mi es que yo sigo el día de hoy, a casi un año de haber sido dejada por mi ex, sin entender cual fue la causa por la que ella me dejó.
Y bueno, al menos esto hubiera sucedido de manera gradual o tan siquiera hubiera ella tenido el valor de cortarme de frente, eso habría cambiado todo.
Pero no… De alguna manera me tomo desprevenida, aunque no del todo.
Recuerdo aquél invierno cuando se fue de vacaciones con su familia y al regresar parecía una persona completamente diferente. Yo seguía igual, sin saber absolutamente nada de lo que estaba sucediendo. Entonces la esperé con mucha alegría, me di a la tarea de prepararle una cena para que cuando llegara pudiera sorprenderla y dale uno de esos detalles que a ella tanto le gustaban.
Pero cual fue mi sorpresa que a pesar de ver cierta alegría en sus ojos, mi “gran detalle” no logro conmoverla ni siquiera una cuarta parte de lo que yo habría imaginado y deseado.
Si, se comió todo lo que hice, pero ni siquiera mostró agradecimiento o algo más. Tampoco quería yo que se derritiera por mi, pero vaya que esperaba una respuesta más a su estilo, es decir, algo más efusivo y agradecido.

Pues bueno, dejé pasar ese detalle, aunque después vinieron otras cosas que ya me hacían dudar, por ejemplo que en las noches ya casi de madrugada, se quedaba con su celular viendo algo mientras yo dormía. Muchas veces le pregunté que era eso que la tenía despierta hasta las tantas de la madrugada, pero solo decía que eran vídeos. Yo igual no le creía, pero tampoco podía hacer mucho por contradecirla.

Desde ahí todo empezó a cambiar y vaya que en ese momento yo tendría que haber aceptado que el fin se acercaba, pero yo suelo ser tan tonta e ingenua que no tardé en pensar y concluir que todo esto se trataba de una etapa.
Luego llegó ese fatídico día de su graduación. Para entonces yo ya había llorado mares y mares por no saber que estaba pasando con nosotras, me sentía desolada, demasiado confundida.
Entonces si se hizo más que claro que ella ya estaba en algo más, que su mente y su tiempo ya no me pertenecían. Todo se hizo presente un día que de la nada me dijo: ya no quiero estar contigo, hace mucho que ya no quiero.

A mi esa frase me sigue causando dolor, al punto de que cuando la recuerdo inmediatamente mis lagrimas salen. Es que me lo dijo de una manera tan fría y cruel que yo no supe como interpretarlo.

De momento me puse muy triste y no dije más. Me tomo por sorpresa, me dejó en estado de shock. No sabia si eso que había dicho era verdad o simplemente estaba intentando hacerme sentir mal, o había cometido un error.

No supe nada.

Pero debí ser más lista, darme cuenta que esa era “otra señal”, una enorme señal más que debía agregar a la ya larga lista de evidencias que tenía.
Esta chica llevaba meses haciéndome saber que ya no le interesaba estar conmigo. Claro está que no es la persona más valiente, ni con más valores que yo haya conocido, pues desde luego, una persona con esas dos cualidades podría enfrentar el hecho de que quería dejar a su pareja y decírselo de frente en lugar de andarse con indirectas nivel kínder o prepri.
O quizá yo debí haber sido un poquito más cabrona, un gradito más de perra y dar una segunda lectura a todas esas actitudes que hablaban, o bueno…GRITABAN, por si solas.
Sé que me falta mucho por vivir, acabo de cumplir 30 años y tampoco he tenido tantas parejas como para decirme una experta en mujeres. Mucho menos es que me crea súper buena, pero caray que hay gente mala y cabrona.

Finalmente ella terminó por decirme sus planes de frente y yo claro intenté que los cambiara, o mejor dicho, intenté que se apegará al plan original que teníamos ya casi dos años planeando y que nos llevaría a finalmente vivir juntas en la misma ciudad. Pero no lo logré y ella siguió con ese plan que nunca supe (ni sabré) en que momento comenzó a cocinar, sin mi claro está. Ella se fue a otro país y yo me quedé con mis montones de arena entre las manos: adiós castillo, adiós princesa.

Ha pasado ya casi un año desde aquella ocasión y aún a veces me pregunto que es eso que hice tan mal ¿me merecía todo esto que me hizo sentir? Porque aún ahora sigo pensando si acaso soy yo una mala persona o que.

En fin, supongo que las cosas suceden por algo y así como hubo cosas y momentos muy malos, también ha habido otros de felicidad. Por ejemplo, conocí a una chica súper linda que me movió el tapete como hacía mucho no me pasaba y eso me llevo a realizar una de mis actividades favoritas que es escribir, y no escribí cualquier cosa, sino un libro de 21 capítulos que, a decir verdad, aun esta en proceso de escritura y edición, es decir, me falta escribir el final.
Luego me animé a invitar a salir a esta chica y aunque me dijo que no, por lo menos sentí que si un gran paso para salir de la depresión.
También he logrado bajar algunos kilos, más de cinco. Me hace lógica: subí mucho de peso estando con ella y como no iba a hacerlo, si todo el tiempo me sentía ansiosa, sin rumbo, sin nada seguro estando a su lado. Me preocupaba tanto por el futuro que cualquier presente perfecto se me escapó como agua.

Supongo que con ella aprendí más de una de esas grandes lecciones que da la vida. Es decir, probado quedó que hiciera lo que hiciera yo no podía ya intervenir en su vida, convertirme en esa persona importante que yo quería ser. No sirvió de mucho todo lo que yo intenté hacer por ella y al final no cambiamos a las personas.

De cualquier manera ella se iba a ir, ahora o después. De haberse quedado, probablemente yo iba a seguir viviendo con esa ansiedad interminable de perderla y subiendo de peso.

Ya no me preocupo por el futuro, ahora vivo enfocada en el presente y con mis metas más o menos claras. Me di cuenta que era momento de comenzar a vivir por mi sueños y estoy en camino de lograr uno muy importante.

Es verdad, a veces me siento triste, quisiera entenderlo todo pero la vida no se trata sobre explicártela, a veces trata solamente de disfrutarla y desde luego, vivirla lo mejor que se pueda y si no se pudo como yo quería, también debe haber una respuesta que estoy segura, no tardará en llegar.
Tagged , , , ,

Ella dijo no

tumblr_n98wcbZLug1t26pzho1_r4_500 2

Tenía un plan A y un plan B. El primero lo trabajé durante bastante tiempo; quizá podrían decirse unos 6 meses. El segundo lo dejé por si acaso Corina me decía que no, que no quería salir conmigo. Pero estaba tan segura de que me diría que si, que el plan B nunca fue activado.

Lo malo fue que… ella dijo que no. Y yo me quedé sin más que hacer. Digo, intenté insistir un poco (¿y si te dejo mi número de teléfono, me llamarías?), pero aún así, ella dijo no.

¿Y qué más puedo hacer ahora? Me repetí miles de veces que si decía que no yo lo respetaría y no volvería a insistir… pero es difícil resistir la tentación. Es que me gusta tanto 😦 es tan hermosa y estoy segura de que no hay nadie que se le parezca. Seguro hay chicas mejores y también peores, en todo sentido, pero nunca iguales a ella.

Supongo que debo de aceptar su decisión y alejarme. Ya lo había intentado una vez, después esta fue la segunda y no estoy segura de que deba ir por una tercera (aunque dicen que la 3ª es la vencida). No es tanto porque tema a otro rechazo, sino porque no quiero convertirme en su dolor de cabeza y que llegue a pensar que estaré toda la vida buscándola.

¿Cuántas veces les ha insistido a ustedes antes de decir que si? Cuántas veces han dicho que no? ¿Hasta donde llega su tolerancia en este tipo de situaciones? No se ustedes, pero yo he sido bastante tolerante cuando he dicho NO y me han insistido. Pero igual dije que no las tres o mil veces que me lo propusieron.

Me imagino que será lo mismo con ella: me dirá no otra vez y en fin, no tiene caso intentarlo más veces, si con una fue suficiente.

¿Me sentí triste? Más que eso, pasé por algo de enojo, no entendía porque decirme no si realmente no había nada que perder (podríamos haber salido una vez y si no le parecía, pues ya, no saldríamos nunca más). Más tarde si, me sentí triste y también decepcionada de haber “trabajado”, “ocupado mi tiempo” durante tantos meses en algo que al final no salió ni por cerca como yo quería.

Justo ahora escuché una frase que me hizo pensar… ¿Soy acaso “víctima de mis buenas intenciones”?

Tal vez ya sea hora de ser un tanto más perra, un poco más como el resto de la gente. No es que me sienta la súper buena ni nada parecido, pero creo que a veces si peco de “inocencia y buena onda” con gente que realmente no lo merecería.

¿Cuál era la manera correcta de actuar en este caso? Creo que siempre lo hice pensando más en Corina que en mi misma. Siempre me importó más cuidar todo para que no se sintiera ni mal, ni acosada, ni con miedo y ahora mismo no estoy ni tantito segura de que lo haya logrado. ¿Qué tal si igual ahora piensa que soy una loca o algo así?

En fin, tampoco podemos controlar lo que las demás personas van a pensar de nosotros y por eso creo que es mejor actuar siempre pensando en uno mismo, aunque no suene bien, aunque parezca egoísta, es lo que la mayoría de la gente hace y parece salirle bien.

Estoy segura que al menos le subí el auto-estima, pues ya antes de despedirme “para siempre” de ella, le dije que se parecía a Léa Seydoux y le mostré una foto en mi iPod. Y aunque dijo que no se parecía para nada, yo sigo pensando que si y en cierta manera eso ha hecho que aun no pueda olvidarla.

Es difícil para mi este proceso de dejar ir aunque es algo que he vivido ya varias veces, algunas ocasiones me aferro más de lo debido a las cosas o más usualmente, a las personas.

¿Qué veía en Corina que hasta el momento no logro ver en nadie más? ¿Qué es eso que me hace volver a ella una y otra vez? Bueno, justo después de salir de una relación en la que mi pareja aparentemente “no sabía lo que quería” (hasta que lo supo), ahora me interesa bastante encontrarme con un chica que al menos en lo básico sepa lo que quiere, y que eso, claro está, incluya el compromiso con su pareja , tal sea yo. Esto quizá lo imaginé porque es muy joven y ya trabaja y se ve feliz en su trabajo y eso aunado a su corta edad (21), me hizo pensar que ya sabe lo que quiere y espera de la vida. También me gusta físicamente, muchísimo, y siendo que en realidad no la conozco bien como para decir que realmente posee las cualidades que yo le he atribuido, esta es la razón principal de mi atracción.

Las veces que platiqué con ella pude ver que es sincera, agradable, se preocupa mucho por no herir los sentimientos de las personas, es atenta, cordial, empática y claro, tiene la mirada más bella que yo recuerde desde que nací.

En fin, mis buenas intenciones se quedarán conmigo, en mi mente, en mi corazón, en mis ganas de demostrarle que podía hacerla feliz y tratarla como la reina y princesa que aun sigo pensando que es.

Pero lo que no es para ti, no es para ti, así le insistas una o mil veces. Estoy intentando ir hacia adelante y eso significa dejar lo que ya no fue para mi y aunque con mucha dificultad, acepto que Corina no es para mi, ni en mi presente y por lo tanto en mi futuro.

Eso no significa que por siempre Corina, por siempre brille esa estrella de infinita luz, llamada esperanza y fe de conocerte en mi corazón por ti… si es que existe algo que no se termine, ese será el recuerdo de tu mirada y siempre, sin importar lo que suceda o lo mucho que lo intente, tendré un poco de esencia que te hace tan bella a mi parecer, ese algo que impactó de la mejor manera y ahora para siempre mi existencia.

Tagged , , , , , , ,