¿Demasiado buena o idiota sin fin?

f90af3210ff631c602b5e51dad90732c

¿Alguna vez has sentido que hieres a alguien con tus actos? ¿Qué pasó cuando te diste cuenta? ¿Cambiaste o seguiste?

Muchas veces he pensado en mi vida. A veces me siento como una idiota, sé que a veces lo soy.

Desgraciadamente en este planeta se confunde la bondad con la estupidez.

La gente viva no tarda en darse cuenta cuando se encuentran ante un corazón bondadoso, por tanto fácil de destruir, manipular, dañar y engañar.

Es el camino fácil. ¿Porqué no hacerlo de otra manera?. No lo sé.

A los humanos nos gusta sabernos con más poder, con más ases bajo la manga, con cierta ventaja ante el otro y cuando nos descubrimos poseedores de cualquiera de esas ‘cualidades’ no dudamos en usarlas.Eso sería lo complicado.

Tantas veces me he encontrado con la oportunidad de hacer daño a quienes me han hecho daño a mi… Pero siempre me he rehusado a ello. Principalmente porque me pregunto ¿qué ganaría?. Quizá de momento, esa extraña y agradable sensación que genera la venganza y que después se convierte en arrepentimiento.

 No quiero vivir así. Siempre he buscado la bondad en mis actos. Vaya que me gusta pensar de mí misma que soy una buena persona. Y en general creo que lo he logrado, creo que es las percepción que la mayoría de las personas tienen de mi.

Si, no puedo ir por la vida presumiendo que he roto muchos corazones, que mucha gente ha llorado por mi, no puedo decir que alguien ha caído en desgracia desde que le dejé… No soy alguien que presuma de poder sobre los demás, ni de mejores cosas, mejor vida o más lujos. No tengo el mejor puesto en mi trabajo, ni vida más envidiable.

Pero si de algo puedo presumir y sentirme tranquila, es que siempre me he dirigido en la vida bajo un manto de bondad y una muy rigurosa y auto-impuesta ley de “no dañar”.

En ocasiones yo sé que esto es imposible, digo, no estamos en la mente de los demás para manipular lo que piensan de nosotros, pero en general he seguido ciertas normas que me hacen presumir ser una ‘buena persona’.

Digo, en mis manos he tenido la oportunidad de hacer daño, de herir, de llevar las cosas al extremo y destruir… Pero no las he tomado. Siempre lo dejo pasar.

Y quiero seguir así el resto de mi vida, aunque ello signifique que a ojos de otros sea una mujer débil, tonta, manipulable, fácil de dañar, alguien a quien se le miente con facilidad… Bueno, no me importa ser la comidilla de los demás.

 Mi consciencia es algo demasiado valioso para mí, un tesoro que no pienso poner en subasta por un par de actos que al final podrían dejarme más vacía que contenta.
 No dudo que haya gente que encuentra algo fascinante en dañar al prójimo, incluso que entre más cercana y más amor demuestre por ellos la persona, más excitante encuentran la posibilidad de chingarlos.
 No se, de mi ex incluso pienso que quería mostrarme que ‘ser buena’ no era una cualidad, sino un defecto. Y es que ella siempre me insistió en que preservar ese valor era algo insignificante en un mundo donde joder al prójimo es casi que un deporte.

Y ni que dudarlo después de todo lo que ella me hizo pasar. Hoy no me queda ni la menor duda de que en sus ojos y su corazón no hay ni la mínima cabida para el arrepentimiento por dañar al prójimo. Bueno, creo que hasta encuentra ella cierto placer en los efectos que va causando a su paso, cuál un verdadero y destructivo huracán.

 Lo extraño es que no creo que sea la única persona con esas características. Hay más seres que se pavonean hablando de cómo dañando a alguien más consiguieron lo que tienen, como pasando encima de otros lograron sus objetivos, de cómo minimizando y haciendo a un lado los sentimientos llegaron a dónde están.
No se, no quiero ponerme moralista. Creo que dentro de todos nosotros existe aunque sea pequeño y recóndito, un ‘algo’ que nos dice que está ‘bien’ y que está ‘mal’.Son conceptos universales en general.
 No podemos escapar de esa delicada voz que intenta llevarnos por un camino de decencia, aunque sí podemos evadirla, toda la vida si queremos, si nos lo proponemos.

Al final en la mente de mi ex se dibuja la idea de que ella es como un ángel y el pasado no importa, si no lo que la gente piensa de ella ahora.

Yo intento seguir por este camino. Podría desviarme y pagar con la misma moneda a todos y todas aquellas que me han herido, pero sinceramente no creo que ninguno o ninguna valga más que la tranquilidad de mi consciencia, que mi pequeño orgullo de poder decir con todas sus letras y sin duda alguna, que todo lo que he hecho, sin excepción, ha sido un acto de amor y por tanto de bondad, lo cual a fin de cuentas me hace poder decir  que ‘soy una buena persona’ y para mí nada es más valioso que eso.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: