Gran diferencia

tumblr_nhm10mUcie1s1fxmwo1_540

Que gran diferencia es terminar una relación a que te terminen en una relación. La gran diferencia no es ninguna ciencia, es simplemente que es una tu eres consciente de querer dejar a la persona y en la otra tienes que aceptar que la otra persona ya no quiere estar contigo. Así, sin más, sin previo aviso, sin conocimiento de causa ni de razones.

Yo he pasado por ambas experiencias y definitivamente el tener que aceptar que me terminaron ha sido la más complicada.

Yo creía que cuando algo así me sucediera sería al menos por una buena razón, una grande y definitiva razón, tipo una infidelidad, violencia o falta de atención hacia mi pareja.

El problema para mi es que yo sigo el día de hoy, a casi un año de haber sido dejada por mi ex, sin entender cual fue la causa por la que ella me dejó.
Y bueno, al menos esto hubiera sucedido de manera gradual o tan siquiera hubiera ella tenido el valor de cortarme de frente, eso habría cambiado todo.
Pero no… De alguna manera me tomo desprevenida, aunque no del todo.
Recuerdo aquél invierno cuando se fue de vacaciones con su familia y al regresar parecía una persona completamente diferente. Yo seguía igual, sin saber absolutamente nada de lo que estaba sucediendo. Entonces la esperé con mucha alegría, me di a la tarea de prepararle una cena para que cuando llegara pudiera sorprenderla y dale uno de esos detalles que a ella tanto le gustaban.
Pero cual fue mi sorpresa que a pesar de ver cierta alegría en sus ojos, mi “gran detalle” no logro conmoverla ni siquiera una cuarta parte de lo que yo habría imaginado y deseado.
Si, se comió todo lo que hice, pero ni siquiera mostró agradecimiento o algo más. Tampoco quería yo que se derritiera por mi, pero vaya que esperaba una respuesta más a su estilo, es decir, algo más efusivo y agradecido.

Pues bueno, dejé pasar ese detalle, aunque después vinieron otras cosas que ya me hacían dudar, por ejemplo que en las noches ya casi de madrugada, se quedaba con su celular viendo algo mientras yo dormía. Muchas veces le pregunté que era eso que la tenía despierta hasta las tantas de la madrugada, pero solo decía que eran vídeos. Yo igual no le creía, pero tampoco podía hacer mucho por contradecirla.

Desde ahí todo empezó a cambiar y vaya que en ese momento yo tendría que haber aceptado que el fin se acercaba, pero yo suelo ser tan tonta e ingenua que no tardé en pensar y concluir que todo esto se trataba de una etapa.
Luego llegó ese fatídico día de su graduación. Para entonces yo ya había llorado mares y mares por no saber que estaba pasando con nosotras, me sentía desolada, demasiado confundida.
Entonces si se hizo más que claro que ella ya estaba en algo más, que su mente y su tiempo ya no me pertenecían. Todo se hizo presente un día que de la nada me dijo: ya no quiero estar contigo, hace mucho que ya no quiero.

A mi esa frase me sigue causando dolor, al punto de que cuando la recuerdo inmediatamente mis lagrimas salen. Es que me lo dijo de una manera tan fría y cruel que yo no supe como interpretarlo.

De momento me puse muy triste y no dije más. Me tomo por sorpresa, me dejó en estado de shock. No sabia si eso que había dicho era verdad o simplemente estaba intentando hacerme sentir mal, o había cometido un error.

No supe nada.

Pero debí ser más lista, darme cuenta que esa era “otra señal”, una enorme señal más que debía agregar a la ya larga lista de evidencias que tenía.
Esta chica llevaba meses haciéndome saber que ya no le interesaba estar conmigo. Claro está que no es la persona más valiente, ni con más valores que yo haya conocido, pues desde luego, una persona con esas dos cualidades podría enfrentar el hecho de que quería dejar a su pareja y decírselo de frente en lugar de andarse con indirectas nivel kínder o prepri.
O quizá yo debí haber sido un poquito más cabrona, un gradito más de perra y dar una segunda lectura a todas esas actitudes que hablaban, o bueno…GRITABAN, por si solas.
Sé que me falta mucho por vivir, acabo de cumplir 30 años y tampoco he tenido tantas parejas como para decirme una experta en mujeres. Mucho menos es que me crea súper buena, pero caray que hay gente mala y cabrona.

Finalmente ella terminó por decirme sus planes de frente y yo claro intenté que los cambiara, o mejor dicho, intenté que se apegará al plan original que teníamos ya casi dos años planeando y que nos llevaría a finalmente vivir juntas en la misma ciudad. Pero no lo logré y ella siguió con ese plan que nunca supe (ni sabré) en que momento comenzó a cocinar, sin mi claro está. Ella se fue a otro país y yo me quedé con mis montones de arena entre las manos: adiós castillo, adiós princesa.

Ha pasado ya casi un año desde aquella ocasión y aún a veces me pregunto que es eso que hice tan mal ¿me merecía todo esto que me hizo sentir? Porque aún ahora sigo pensando si acaso soy yo una mala persona o que.

En fin, supongo que las cosas suceden por algo y así como hubo cosas y momentos muy malos, también ha habido otros de felicidad. Por ejemplo, conocí a una chica súper linda que me movió el tapete como hacía mucho no me pasaba y eso me llevo a realizar una de mis actividades favoritas que es escribir, y no escribí cualquier cosa, sino un libro de 21 capítulos que, a decir verdad, aun esta en proceso de escritura y edición, es decir, me falta escribir el final.
Luego me animé a invitar a salir a esta chica y aunque me dijo que no, por lo menos sentí que si un gran paso para salir de la depresión.
También he logrado bajar algunos kilos, más de cinco. Me hace lógica: subí mucho de peso estando con ella y como no iba a hacerlo, si todo el tiempo me sentía ansiosa, sin rumbo, sin nada seguro estando a su lado. Me preocupaba tanto por el futuro que cualquier presente perfecto se me escapó como agua.

Supongo que con ella aprendí más de una de esas grandes lecciones que da la vida. Es decir, probado quedó que hiciera lo que hiciera yo no podía ya intervenir en su vida, convertirme en esa persona importante que yo quería ser. No sirvió de mucho todo lo que yo intenté hacer por ella y al final no cambiamos a las personas.

De cualquier manera ella se iba a ir, ahora o después. De haberse quedado, probablemente yo iba a seguir viviendo con esa ansiedad interminable de perderla y subiendo de peso.

Ya no me preocupo por el futuro, ahora vivo enfocada en el presente y con mis metas más o menos claras. Me di cuenta que era momento de comenzar a vivir por mi sueños y estoy en camino de lograr uno muy importante.

Es verdad, a veces me siento triste, quisiera entenderlo todo pero la vida no se trata sobre explicártela, a veces trata solamente de disfrutarla y desde luego, vivirla lo mejor que se pueda y si no se pudo como yo quería, también debe haber una respuesta que estoy segura, no tardará en llegar.
Advertisements
Tagged , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: